913 600 491

Segunda CARTA DEL PRESIDENTE


Segunda CARTA DEL PRESIDENTE

Las empresas hablan con sus hechos, más que con palabras. Romper la magia del silencio es una estridencia innecesaria, quizá inoportuna.

Pero si no te explicas… ¿para qué hacemos lo que hacemos? ¿cuál es el sentido de tantas ansiedades?

Camporrosso dedicó sus primeros esfuerzos a desarrollar integralmente (y “llenar de actividad”) “polígonos industriales”, parques empresariales. Tarea exigente. Cada “Polígono” generó un fuerte desarrollo económico allí donde se realizó. Pero para Camporrosso fueron demasiadas dificultades de todo tipo. Hoy parece más sensato trabajar en otros caminos.

Hoy estamos más en proyectos residenciales, aplicando a ello nuestras capacidades. Fabricar “espacios para vivir, espacios para trabajar”. Producir a costes ajustados. Diseñar.

Y con nuestras mismas habilidades, entender a quienes van a vivir en esos espacios. Hacer proyectos especiales, proyectos que crearán un escenario en movimiento, escenario de lo que ahí va a pasar en los siguientes años con las vidas de quienes ahí estarán, quienes han elegido nuestros espacios, nuestro cliente, “nuestro protagonista”.

Y con ese guión estamos, en Camporrosso Avenida y Camporrosso Bulevar en Alcalá de Henares. Y en Camporrosso Village, en Finestrat, nuestro reciente proyecto.

Nuestro trabajo es una mirada a las vidas futuras de nuestros “protagonistas”. Una mirada tan nueva y creativa como aconseja este viejo oficio de hacer casas.

Los últimos años, hemos centrando nuestros esfuerzos en el Olivar de Alcalá de Henares, residencial que se llena de juventud y de vida. En este momento iniciamos Camporrosso Village, hoy nuestro proyecto más singular. La comunidad de personas que desarrollarán parte de sus vidas ahí, junto al Mediterráneo. Esa ha sido nuestra preocupación, nuestra meta.

¿Cómo vivirán en estos espacios nuestros “protagonistas”, los próximos años…, incluso cuando nosotros ya no estemos? Nuestros “protagonistas” de Bélgica, Holanda, Noruega, Francia, Rusia, Ucrania, Finlandia, Alemania, Israel, Suecia, Islandia, Suiza, La Vila, Finestrat,… vivirán ahí en Camporrosso Village, formando un cocktail mágico. Esperamos que ahí, mirando al Mediterráneo, vivirán juegos y aventuras, sueños y
espejismos…

Esa es nuestra tarea, nuestro privilegio. Entregarse al proyecto, obsesionarse… Pasión por lo que hacemos es nuestro premio, el premio, el camino…

Y en eso estamos.
Madrid Enero de 2019

Enrique Rodríguez Bono
Ingeniero de Caminos
MBA por el IESE
Presidente de Camporrosso